Instalación de aerogeneradores

La Energía del viento

ENERGÍA EÓLICA PARA HOGARES

La energía eólica tiene ventajas varias, también para su uso en casa. La principal es que se trata de una energía renovable, de las cuales destacan:

Es posible obtener kits de autoconsumo de energía eólica para casa. Estos permiten abastecer a la vivienda, aunque siempre se recomienda estar conectado a la red eléctrica, pues no es posible obtener un 100% de independencia con estos sistemas.
Conocer la situación geográfica y las condiciones meteorológicas de los parques eólicos es fundamental para entender su índice de producción. La cercanía a la costa, a zonas montañosas o en grandes extensiones del interior de la meseta son los lugares más idóneos para la producción de energía eólica.

Todos somos conscientes de que el futuro pasa obligatoriamente por el uso de energías limpias y renovables en todos los ámbitos que podamos imaginar, para enterrar por fin el uso de las fuentes de energía que dejan su dañina huella de carbono en nuestro planeta. De ahí que sea una de las más utilizadas, la que se obtiene de la fuerza del viento, y se haya convertido en los últimos años en una alternativa real para nuestros hogares. Lo que señala directamente a las instalaciones eólicas domésticas.

Del mismo modo que los paneles solares son una opción y combinándolas se podría conseguir un hogar autosuficiente capaz de desenchufarse de la red eléctrica y, de paso, servir su excedente a la comunidad, también la energía eólica se está abriendo paso, capaces de producir una buena parte de esa energía necesaria para cubrir todas las exigencias que requiere nuestro hogar a diario.

Instalación de aerogeneradores

¿Qué requisitos necesito para instalar aerogeneradores?

Antes de instalar un aerogenerador doméstico, en EFICLIMA recomendamos tener claros estos aspectos:
En el lugar donde quieres instalar el aerogenerador se debe tener cuenta que reciba suficiente viento. Para ello, es aconsejable consultar el Atlas Eólico de España que encontrarás en la página web del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).
Si tienes suficiente espacio para la instalación de la torre (un tejado, un jardín, una nave…) y éste pueda funcionar no sólo sin chocar con ningún obstáculo como árboles o edificios y de haberlos que no impidan la circulación del viento.

Si el modelo de aerogenerador que has escogido cumplirá tus necesidades energéticas.

También es conveniente evitar las sombras puesto estas pueden rebajar la producción eléctrica.

Si la instalación del generador eólico va a hacerse en una ciudad, es importante que pidas permiso al ayuntamiento. Muchas ordenanzas municipales no contemplan la instalación de estos sistemas, por lo cual, la autorización depende de la interpretación de las normas que haga el técnico del ayuntamiento.

Energía eólica, la energía del viento

Es una de las energías renovables más utilizada desde la antigüedad, bien para impulsar barcos de vela o poner en funcionamiento la maquinaria de los molinos. Sin embargo, no fue hasta la década de los 80 cuando tuvo un mayor impulso.
La energía eólica es la que se obtiene del viento.

También conocida por el aprovechamiento de la energía cinética generada por corrientes de aire.
Para convertir dicha energía en electricidad requiere de aerogeneradores o molinos eólicos, los cuales están conectados a grandes redes de distribución eléctrica. La velocidad mínima que debe tener el viento para poder utilizar su energía debe ser de 12 km/h y no puede superar los 65 km/h. Si este límite se supera, los aerogeneradores deben parar por seguridad.
Cabe destacar que la energía eólica depende indirectamente de la energía solar. Cuando parte de la radiación del sol es absorbida por la atmósfera provoca masas de aire de diferentes temperaturas que se movilizan desde las altas presiones hacia las bajas, así se generan los vientos.


La energía eólica es una fuente inagotable que se considera limpia porque, en su utilización, no se emiten gases de efecto invernadero ni residuos. Además, su uso reduce la dependencia de las centrales termoeléctricas que funcionan con combustibles fósiles o energía nuclear.

La energía eólica se obtiene al convertir la energía que produce el movimiento de las aspas de un aerogenerador en electricidad. Un molino eólico es un generador eléctrico movido por una turbina accionada por el viento, cuyos antecesores son los molinos de viento que se utilizan para la extracción del agua de los pozos o para moler el grano.
Para comprender cómo se aprovecha la energía eólica, es necesario entender cómo funciona un aerogenerador o molino eólico, el cual está conformado por:
La torre.
El sistema de orientación situado al final de la torre.
El armario de acoplamiento a la red eléctrica pegado a la base de la torre.
La góndola que protege los componentes mecánicos del molino, tales como el freno, el multiplicador, el generador y un sistema de regulación eléctrica, que sirve de base a las palas.
El eje y mando del rotor que se encuentra delante de las palas.
Cuando el viento mueve las palas, que están conectadas al rotor, éstas envían la energía de rotación al generador eléctrico. Éste utiliza imanes para producir voltaje eléctrico.

Es una de las energías renovables que más ventajas ofrece al planeta y al ser humano es la energía eólica. Algunos de los beneficios más notables son:

  • Sostenibilidad con el medioambiente:
    La eólica no genera gases nocivos que dañen la atmósfera ni sustancias tóxicas que contaminen el aire. Además, reduce la utilización de combustibles fósiles y su uso eficiente contribuye al desarrollo sostenible.
  • Precio no desproporcionadamente alto:
    El costo de la generación eléctrica a través de la energía eólica se ha reducido alrededor del 70% en la última década, gracias a los avances tecnológicos, los aerogeneradores modernos pueden aprovechar vientos más fuertes y constantes, así elevando su rendimiento y por tanto generar más electricidad. Sus costes de mantenimiento también son relativamente bajos.
  • Nunca se agota:
    Aparte de ser inagotable y abundante, la energía eólica está disponible en todo el planeta. No tiene fecha de caducidad.
  • Mínimo espacio:
    Las instalaciones eólicas no requieren de mucho terreno para producir y almacenar energía eléctrica. Incluso necesitan menos superficie que la energía solar fotovoltaica. También puede instalarse en espacios no aptos para otros fines.
    Si se requiere desmontar una instalación porque finalizó su vida útil, el desmantelamiento no deja huellas.
  • Compatibilidad con otras actividades:
    La energía eólica puede aprovecharse no sólo a nivel residencial, sino también en la industria ganadera y agrícola. El aprovechamiento de esta energía renovable genera fuentes de empleo, riqueza local y también reduce las importaciones energéticas.

En primer lugar, se debe conocer bien los elementos que vas a instalar en tu hogar. Estos son los componentes de un aerogenerador de pequeña potencia y los qué tipos existen.
Rotor: se encarga de convertir la energía cinética del viento en energía mecánica.
Generador eléctrico: acoplado mecánicamente al rotor, convierte la energía mecánica rotativa en energía eléctrica.
Timón o aleta de cola: es el sistema de orientación del molino.
Soporte o torre.
Inversor o convertidor de carga: es el responsable de adaptar la energía generada en energía consumible por nuestras viviendas.
Limitador de potencia: es un sistema de seguridad que regula la velocidad, especialmente aquélla de tiempo extrema.
La potencia que puede suministrar un aerogenerador no sólo depende del número y del diseño de las palas que forman el rotor, sino también del área que éstas barren.
En general, se suele distinguir dos tipos diferentes de aerogeneradores:
De eje horizontal: el rotor está orientado en la dirección de incidencia del viento (delante de la torre) o en la dirección dominante del viento (detrás de la torre). Mientras que el primer tipo de turbina eólica necesita un sistema de orientación, el segundo es auto-orientable. Ambos se caracterizan por ser más eficientes y económicos.
De eje vertical: gracias a su simetría, estos sistemas están siempre orientados a la dirección predominante del viento. Suelen tener una eficiencia menor y ser más costosos, ya que cuentan con un desarrollo más novedoso.

La energía más limpia del planeta